CIRUGÍA RECONSTRUCTIVA

Parálisis Facial

Es una afectación del nervio facial que ocasiona un síndrome agudo con debilidad de la musculatura facial por lesiones del VII par craneal (nervio facial) después del núcleo de este nervio (infranuclear). Es la más frecuente de todas las parálisis de los nervios craneales.

Los pacientes afectados presentan una asimetría facial, debido a la hipo o atonía de la musculatura afectada, lo que provoca un impacto emocional negativo, causándole severos problemas en la interrelación con su entorno social y disminución franca en la calidad de vida. La parálisis facial provoca además, queratitis a repetición, ulceras cornéales, epifora, incontinencia de la secreción salival, acumulación de alimentos en el vestíbulo yugal, movimientos anormales, dificultades al hablar y falta de expresividad.

Idealmente la reparación del nervio dañado es el mejor tratamiento, pudiéndose realizar solo cuando este se encuentra intacto y el tiempo transcurrido entre la lesión y la reparación es mínimo.

Fracturas Faciales

Los traumatismos faciales y sus secuelas son uno de los problemas más importantes en la recuperación de la vida normal después de un accidente. A pesar de su alta frecuencia la mayoría de ellos tienen un tratamiento sencillo, y su recuperación es muy buena. Tanto cicatrices como fracturas simples de huesos como nariz etc. son tratadas de forma satisfactoria.

Partirse un hueso de la cara es motivo de preocupación, porque las vías aéreas pueden taparse con fragmentos de hueso, coágulos de sangre o tejido hinchado, por ello la importancia de atenderlo lo más antes posible.

Reconstrucción Auricular

Debido a su situación expuesta a ambos lados de la cabeza, las orejas son susceptibles de sufrir múltiples agresiones que pueden producir como resultado la pérdida traumática del pabellón auricular. También son uno de los asientos preferidos de las neoplasias malignas y en consecuencia se ven sujetas a la resección parcial o total. Pero no menos importante, la ausencia congénita del pabellón auricular, que es la segunda malformación facial más frecuente después del labio y el paladar fisurados.

Se han propuesto muchas alternativas terapéuticas para mejorar su aspecto estético como el uso de prótesis externas, implantes osteo integrados, materiales aloplásticos subdérmicos, colgajos microquirúrgicos, etc., pero sin duda la solución ideal es la reconstrucción auricular con injerto de cartílago costal autólogo a semejanza de pabellón auricular normal.

Reconstrucción Nasal

La nariz es una estructura anatómica muy visible, ocupando el centro de la cara, lo que explica que desde hace siglos ha sido el centro de interés en técnicas reconstructivas. De hecho la historia de la Cirugía Plástica está íntimamente ligada a la de la reconstrucción nasal.

La cirugía reconstructiva está enfocada a reparar los tejidos afectados por algún tipo de traumatismo. El anhelo del paciente que ha sufrido un accidente o trauma facial, y requiere de una cirugía de nariz, es el de recuperar la normalidad de la funcionalidad y aspecto de su nariz.